La naturaleza alrededor de Imouzzer

Imouzzer

Imouzzer, en el suroccidente de Marruecos, es una de aquellas villas en las que te sientes en un lugar remoto, desconocido y que te brinda ese ambiente perfecto para ser ese explorador de lugares a los que no muchos han ido.

El camino por el que llegas a esta población sólo lleva hasta allí, porque en ella se termina, por lo que te sientes en un sitio remoto, pero que es una experiencia única.

Siendo tan remoto y tan lejos de los lugares turísticos de Marruecos, hasta allí tienes que llegar en coche o en un taxi alquilado desde Agadir, que es la ciudad más grande que está cerca. Al llegar hasta la población te encuentras con unas casas pequeñas, con una villa de un tamaño modesto y con unos habitantes que son muy amigables y te harán sentir muy bienvenido.

Al ser un destino que no es muy visitado y que tiene un tamaño tan pequeño, no puedes esperar muchos atractivos locales, siendo sólo lo pintoresco que es, su ambiente tradicional y su mercado semanal, que se hace todos los días jueves y en el que puedes comprar varios productos locales, algunos de los que puedes llevar de recuerdo de vuelta a casa.

Pero son los alrededores de Imouzzer los que valen la pena la visita, en especial si eres amante de los paisajes locales tradicionales. En ello no sólo puedes ver la buena cantidad de árboles que te encuentras a primera vista cuando estás entrando o saliendo de la población, sino que también incluyen sitios como grutas, valles e impresionantes montañas.

Te recomiendo dar un buen paseo por estos sitios naturales, pidiendo consejos y direcciones a los locales. En él procura no sólo visitar las pintorescas grutas que están insertadas en las montañas, sino las famosas cascadas que cambian de intensidad y apariencia dependiendo de la temporada del año en la que vayas, como son la de Tamarout y la de Tiskjji.

Foto Vía: J Tarik

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Agadir


Deja tu comentario