Las calles y la comida de Figuig

Figuig

La población de Figuig, en el nororiente de Marruecos, siempre ha sido uno de aquellos lugares que han estado aislados del resto del país, siendo un oasis en medio del Sahara, y es una atmósfera que aún puedes sentir en la actualidad.

A diferencia de otros oasis que están en esta región, esta ciudad no fue un punto de parada importante para las caravanas que cruzaban el desierto, y los únicos que pasaban por allí eran los marroquíes que iban en su camino a La Meca.

Esta población está compuesta por siete villas diferentes, que están sólo a metros entre ellas, y con el tiempo se fueron consolidando como un solo lugar. Esta estructura existe principalmente en los oasis y se probó eficiente contra las tribus nómadas, que eran los enemigos principales, para reducir las posibilidades de conquistas; y aunque ya esas amenazas no existen, siguen existiendo entre las personas de la ciudad.

En Figuig puedes encontrar alrededor de 200.000 árboles de palma, que están alimentados por diversos pozos artesanales, y que sirven para dar un poco de sombra y aliviar el calor a los locales. La más grande de estas villas es Zenega, que también es la más rica; aunque la que se considera más hermosa es la el-Ma’izz, que tiene unas calles embovedadas y casas con estilos que tienen una gran belleza.

Caminando por las calles de estas poblaciones que forman la ciudad, te encuentras con algo muy particular y son sus callejones cubiertos. Esta fue una técnica inventada para aliviar el calor de Figuig, que durante los meses de verano puede hasta pasar los cincuenta grados centígrados, y las casas se encuentran en su parte de arriba, haciendo sombra para las personas que van por la calle.

En cuanto a comida, en esta población no puedes esperar algo muy elaborado ni muy rico, porque las únicas facilidades que hay allí para ello son las cafeterías y los puestos sencillos. La comida que se sirve en la ciudad es muy simple, aunque es muy característica de esta región, así que te recomiendo disfrutarla al máximo porque es lo único que hay a varios kilómetros a la redonda, aunque no es muy mala.

Foto Vía: mustapha.ajji

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Pequeñas ciudades de Marruecos


Deja tu comentario