Guía de huellas de dinosaurios de Marruecos

Issil

Posiblemente cuando los dinosaurios habitaron Marruecos, el paisaje era muy diferente al actual. En 1927 el geólogo francés Henri Termier estudió la región de El Mers, al este de los Atlas Medios, y descubrió los primeros restos de dinosaurios. Le siguieron otros científicos suizos, norteamericanos y franceses que junto con los marroquíes realizaron excavaciones en lugares como Wawmda o Tazouda.

Pero para saber realmente acerca de la vida de los dinosaurios en Marruecos, lo mejor es buscar sus huellas, que aquí como en todos los lugares en los que habitaron, dejaron plasmadas en algún momento del Mesozoico. Las primeras huellas de dinosaurios descubiertas en el mundo fueron descritas por el paleontólogo inglés Reverendo Edward Hitchcock.

Se supone que fueron dejadas por estos enigmáticos seres del pasado en terrenos arenosos y húmedos, como costas o deltas, que luego se endurecieron con el calor del sol y fueron cubiertos por finos sedimentos arrastrados por el viento o las aguas.  La capa que contenía las huellas se convirtió dura roca sedimentaria, y más tarde, al elevarse la corteza terrestre, volvieron a la superficie.

Hay muchísimos lugares en Marruecos donde se pueden encontrar, o se cree que hay, huellas de dinosaurio. A continuación, una pequeña guía de huellas de dinosaurio para que las busques.

Issil n’Aït Arbi, en el valle de Dadès: fueron descubiertas a principios del año 2010 por un excursionista. Se encuentran a lo largo de la carretera que cruza el río Dades y también sobre la ruta para vehículos todo terreno. Puede aprovechar este recorrido para observar un pequeño collar de morabitos y las ruinas de una antigua torre. Un lugar especial es el Jebel Agoulzi. Las huellas son llamadas “dedos de mono”, de tipo dactilar, de las que se han encontrado alrededor de una docena.

Carretera Imilchil: fueron identificadas en octubre de 2009. En el kilómetro 1.7, comuna de Bouzemou, a unos quince metros, se pueden ver unas hermosas huellas de un pequeño dinosaurio de tres dedos en una pendiente de roca. El lugar es propiedad privada y cobran una pequeña cuota para tomar fotografías. A la entrada de Imilchil, sobre un plano inclinado detrás de la pared de piedra, se encuentran las huellas más importantes. Es una losa de piedra arenisca de color granate y se distinguen pequeñas huellas bien visibles.

Queda mucho en el tintero, como las huellas en la ruta Imi n’Tanout – Agadir, al pie de la villa de Taoura, en el lecho del Wadi Izror Bou, o en la nueva carretera que conecta Immouzer Ida o Tanane a Tamazirt, y otras en los distintos valles de la región.

Foto: vía WorldAtlasPedia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Marruecos


Deja tu comentario