Castillejos-Fnideq, centro comercial internacional

Fnideq

Los españoles la llamaron Castillejos, por unas construcciones en ruinas que hallaron en el lugar, y para los árabes es Fnideq, pequeña fonda o fondak. Es una localidad situada a 7 km. de la frontera de Ceuta, junto a la desembocadura del río Fnideq.

En sus cercanías se hallan las estribaciones del monte Musa, donde se encontraron restos prehistóricos que denotan que el lugar estuvo poblado desde la edad de piedra. También se encontraron vestigios de edificaciones romanas en la actual mezquita principal y en la antigua fábrica de ladrillos.

La historia de la ciudad comienza con la batalla de Castillejos, entre las tropas españolas y el ejército marroquí, el 1 de enero de 1860, que inicia las guerras de conquista. En 1911 se instaló el protectorado español, y en 1934 se creó la primera junta local que dio nacimiento a la ciudad actual.

Durante el protectorado fue aduana y guarnición militar, y hubo una importante actividad agrícola e industrial; tras la independencia de Marruecos, en 1956, la ciudad se convirtió en un centro comercial transfronterizo, y la aduana se trasladó al Tarajal.

La ciudad está rodeada de verdes colinas, en medio de zonas rocosas y bosques de pinos; la costa es baja y arenosa y se extiende desde La Condesa hasta el saliente de Restinga, con magníficas playas.  Hay muchos puntos de interés.  Comenzaremos por dar una vuelta por el Paseo Marítimo, de construcción bastante reciente, con hermosas vistas del Mediterráneo.

Se conservan edificios de la época española, como la antigua iglesia parroquial de Nuestra Señora del Carmen; el caserón estilo andaluz donde funciona el ayuntamiento, el antiguo mercado central, y otros.

Tras la independencia del país se comenzaron a construir edificios nuevos que transforman la fisonomía de la ciudad, como el de la mezquita principal que se está haciendo completamente a nuevo. Junto a la mezquita se encuentra el morabito de los Seven Rayel; también en sus proximidades está el zoco de la Marcha Verde, laberinto de callejones con numerosas tiendas que venden artículos de importación, y frente al zoco el mercado de productos de la tierra, muy atractivo en aromas y colores.

Hoy en Castillejos el comercio se ha constituido en la actividad principal, como lugar de intercambio para ceutíes y marroquíes; es famosa la feria de los domingos, donde se compra y se vende toda clase de mercancías. En segundo lugar como actividad económica se ubican los servicios, principalmente turísticos, hoy en pleno desarrollo.  La ciudad se está modernizando rápidamente, se construyen nuevos barrios, como el llamado Bab Septa, en la carretera de Ceuta, sobre una colina de 80 metros de altitud, dominando el mar, con buena hotelería; y el Baissa, junto al río, con una amplia mezquita, hospital y la nueva estación de autobuses.

Hay además numerosos lugares interesantes en los alrededores, de modo que una visita a Castillejos puede ser bien satisfactoria para pasar unas buenas vacaciones.

Foto: Xabier A.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Pequeñas ciudades de Marruecos


Deja tu comentario