El Gran Zoco de Tánger, corazón de la ciudad

Zoco de Tanger

Una visita imperdible para el turista que pasa algunos días o semanas en Tánger es el gran zoco, situado en pleno centro de la ciudad. Hasta hace algún tiempo todavía se veían en él encantadores de serpientes, músicos y narradores de historias que le daban un aire tradicional y pintoresco.

En la actualidad, sigue siendo bullicioso y concurrido, pero es más bien un lugar de encuentro y un buen punto de partida para iniciar un recorrido por la ciudad…

Su nombre, zoco, significa mercado, y aunque el gran zoco de Tánger ya no es estrictamente un mercado, todavía se encuentran en el lugar algunos puestos de frutas, otros que venden artículos de segunda mano, y también artistas y artesanos que ofrecen sus producciones.

El Gran Zoco tiene además otros motivos de atracción para los viajeros y visitantes que llegan a Tánger. Por su situación en el corazón de la ciudad es el núcleo de los medios de transporte. Es el lugar donde se concentran los taxis en busca de pasajeros y los turistas o visitantes que desean viajar. A veces puede parecer todo un descontrol, sin embargo, pronto te das cuenta de que es un comportamiento normal para lo que es el tráfico en Marruecos.

El gran zoco es también el lugar de intersección entre el Tánger antiguo y el nuevo Tánger. De un lado está la ciudad de calles anchas y edificios modernos que paulatinamente desaparecen al acercarse al punto donde el mercado divide la ciudad. A partir de ahí comienzan las calles angostas y serpenteantes que cruzan la parte histórica y original de Tánger.

Un motivo más para que quieras conocer el antiguo mercado son los hermosos jardines de Mendoubia que se encuentran justo al lado de la plaza del Gran Zoco. Es un lugar de paz y tranquilidad, merecida pausa en el trajinar de la ciudad, donde además tendrás oportunidad de admirar una legendaria higuera de Bengala que, según se dice, ¡tiene ochocientos años de edad!

Fuera de esos rasgos particulares, es quizá la atmósfera que rodea la plaza del gran zoco lo más atractivo tanto para lugareños como para visitantes. Unos y otros en amable convivencia pueden pasear o sentarse tranquilamente en uno de los muchos bares que bordean la plaza a saborear una taza de café mientras observan el movimiento del lugar, los argumentos y regateos de los vendedores y compradores por encima del ruido, las discusiones de los taxistas y el ajetreo de los transeúntes.  Es realmente una experiencia interesante y divertida, donde la historia y la tradición se unen con la febril actividad de la vida moderna.

Foto: RoadMode

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Tanger


Deja tu comentario