- Sobre Marruecos - https://sobremarruecos.com -

El oasis de Skoura, en la ruta de las mil kasbah

Skoura es uno de los dos oasis más bellos de Marruecos; el otro es Tinerhir, y ambos se sitúan en el Valle del Dades. Skoura es un gran palmeral, y su enorme extensión puede hacer que por momentos uno crea hallarse dentro de un bosque, aunque es en verdad un oasis cuya mayor parte se encuentra al norte de la ruta.

Uno de los grandes atractivos del oasis de Skoura es su larga línea de kasbahs en las orillas de los ríos; estas construcciones, que forman parte del gran conjunto conocido como “las mil kasbah”, se levantan en los terrenos más ásperos de los valles del sur.

La más renombrada es la Kasbah Amerhidl, una de las más grandes y más exquisitamente decoradas, que data del siglo XVII; los familiares de sus propietarios viven en ella de vez en cuando, por eso se encuentra tan bien conservada. Su imagen figura en libros, en folletos de agencias de viajes, al dorso de las monedas marroquíes de cincuenta dirham, y seguramente en la colección de fotografías de cada turista que haya visitado la zona. La magnífica estructura está rodeada por montes de almendros, olivos e higueras.

Si seguimos viaje hacia el sudeste aparecen otras numerosas kasbah de los siglos XVII y XVIII, como las de Aït Sisi el Mati, el Kabbaba y Ben Amar; hacia el noreste encontramos la belleza impresionante de la kasbah Aït Ben Abou, la segunda más espléndida del oasis de Skoura; y entre muchas otras diseminadas por el palmeral, un importante granero y morabito, el Sidi M’barek, que oficialmente pertenece al culto musulmán pero sus rituales cuentan historias de un universo religioso que data de tiempos pre-islámicos.

En toda esta región se concentraron la mayoría de los bereberes judíos, de los que todavía quedan testimonios, como muchos manuscritos en piel de cabra o de gacela.

Normalmente, si no es que viajas en tu propio vehículo, la mejor manera de llegar a Skoura es en bus desde Uarzazate; hay taxis que hacen el recorrido, pero salen únicamente cuando están completos. Salir de Skoura es un poco más problemático, porque el bus que pasa por la ciudad, sea yendo o viniendo de Uarzazate, muchas veces viene completo; pero la visita al oasis bien vale una pequeña molestia en el traslado.

Un paseo a pie será, dentro de todo, la mejor manera de apreciar la belleza del oasis y la magnificencia de su vegetación.

Foto: Gianluca