Mulay Buselham, reserva de vida silvestre

Mulay Buselham

Turísticamente, es una de las principales atracciones para los viajeros que visitan el norte de Marruecos atraídos por la enorme variedad de la flora y fauna del lugar; como hogar de vida silvestre, es un humedal protegido y área de reserva de la biosfera.

Mulay Buselham es una localidad situada en la costa atlántica de Marruecos, a 80 km al sur de Asilah y al norte de la albufera de Merja Zerga; se levanta en lo alto de un pequeño promontorio, desde el que se divisa la laguna.

La laguna de Mulay Buselham es baja, separada del mar por un cordón de antiguas dunas de arena, que alcanzan hasta 74 metros de alturas. La laguna es la que da sustento a la población, que vive de la pesca y el marisqueo y también de la cría de ganado en las tierras fértiles de sus orillas.

El pueblo cuenta con hermosas playas muy concurridas en el verano por turistas locales; en ellas se puede ver el morabito (tumba de un santo) que le da su nombre.

Merja Zerga, cercana a Mulay Buselham, es una albufera, es decir, una laguna costera de agua salada unida al mar, y se halla incluida en el Convenio Ramsar de protección de humedales.

La reserva de Merja Zerga está situada en la boca del río Uad Drader que nace en las montañas pre-rifeñas en el este; alberga innumerables especies de flora y fauna silvestre. En primavera y otoño es punto de descanso de aves migratorias; en diciembre y enero (meses de invierno) llegan a este humedal una gran cantidad de aves acuáticas de diversas especies.

En el ámbito de la laguna se ha formado una comuna bastante grande, donde viven unas 17.000 personas distribuidas en 16 aldeas; es una población rural tradicional, dedicada principalmente a la pesca artesanal, a la que añade algo de agricultura y ganadería.

Los hombres salen a pescar a la laguna en barcas, y las mujeres y muchachas recogen mariscos en las madrugadas y al anochecer, como se viene haciendo desde tiempo inmemorial. Actualmente está en marcha un proyecto para regular estas actividades que hace tiempo ya han comenzado a deteriorar el medio ambiente, y tratar de restablecer el equilibrio natural.

La localidad cuenta con un pequeño puerto, en el que puedes contratar con anticipación los servicios de un barquero para que te lleve a conocer los lugares de observación de aves, en especial los vistosos flamencos y otras zancudas igualmente atractivas. Sólo con marea alta se puede llegar hasta el enclave donde se encuentran las aves, así que tendrás que averiguar previamente el horario de las mareas. Los hoteles suelen proveer esta información.

Foto: Elakramine

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Naturaleza en Marruecos


Deja tu comentario