Imsuán, sólo para conocedores

Imsuan

Cerca de las bulliciosas ciudades de Essauira y Agadir, te esperan las delicias de un pueblo escondido y tranquilo. Se llama Imsuán, o Immesouane. Quienes mejor lo conocen son los surfistas, que acuden en multitudes cada año para aprovechar sus magníficas playas y excelentes condiciones para practicar surf.

Los meses más populares para el surf son por lo general entre octubre y marzo, pero el clima suele ser agradable todo el año, así que en todo momento permite navegar y disfrutar del sol.

Lo que favorece la práctica del surf es que la bahía en sí está bien protegida, y que aquí la cresta de las olas tiene la mayor longitud en toda la región. Comienzan en el puerto de Imsuán y van hacia la derecha permitiendo surfear desde el puerto hasta el final de la Bahía de Imsuán.

A quienes no les gusta remar prefieren divertirse con el surf, ya que no tienen más que subirse a la ola y dejarse llevar. La zona conocida como Catedrales es muy atractiva porque ofrece a los surfistas picos bien definidos y tiene una ola rápida que se alza sobre los arrecifes de colores de la bahía.

Sin embargo, no sólo de surf se vive en Imsuán; al contrario, es un lugar atractivo que vale la pena conocer, recomendable para todo viajero que llegue a Marruecos. Situado entre imponentes cordilleras y densos bosques comprendidos en áreas protegidas, es ideal para los amantes de la naturaleza, quienes disfrutarán de la belleza de sus inolvidables paisajes, y los aficionados a la ornitología hallarán además magníficos apostaderos de observación de aves.

También es interesante dar una vuelta por el pueblo, donde encontrarás motivos para apreciar la riqueza de la cultura y la historia berebere que en Imsuán están vivos y que te agradará conocer.

Para los momentos de descanso, hay excelentes cafeterías y restaurantes donde hacer una pausa para reponer energías y comentar los incidentes de la surfeada, mientras saboreas los deliciosos platos y bebidas de la cocina nacional.

Para alojarte durante tu estadía, podrás elegir un hostal típico marroquí, donde tendrás oportunidad de vivir la experiencia del auténtico modo de vida marroquí rodeado de todas las comodidades modernas.

Montañas, sol, olas, playas y bosques. Un menú completo para unas vacaciones de verdadero descanso para el cuerpo y el espíritu, y de estímulo para conocer cosas diferentes y distintos modos de vida. Un pedacito del paraíso, como suelen decir los turistas cuando vuelven al hogar.

Foto: Mikael Norbäck

Imprimir

Categorias: Pequeñas ciudades de Marruecos


Deja tu comentario