Reserva del Mediterráneo, en dos continentes

Reserva Intercontinental del Mediterraneo

Andalucía y Marruecos, la costa norte y la costa sur del mar Mediterráneo, el extremo sur de Europa y el extremo norte de África: dos zonas separadas por el mar pero unidas en sus similitudes ambientales, geográficas y culturales.

Y, a partir del año 2006, unidas en uno de los más importantes emprendimientos de la Unesco, al crear en el marco del Programa del Hombre y la Biosfera, la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo, la primera reserva de la Unesco que cruza el mar.

La creación de una reserva de la biosfera depende en gran medida del apoyo que presten las comunidades que viven en esas regiones. En el caso de la Reserva Intercontinental del Mediterráneo, tanto la comunidad española como la marroquí se dedican a la educación del público, a la investigación de las especies que habitan la región, a promover la conservación de la biodiversidad y favorecer el crecimiento socio-económico.

Y el haber sido reconocido el espacio común como Reserva de la Biosfera de la Unesco es un hecho que llena de orgullo a los habitantes y los estimula a sentirse responsables del cuidado del medio ambiente.

Ambos países tienen sus parques nacionales para proteger y mantener la fauna y la flora. En el sur de Andalucía están la Sierra de las Nieves, los parajes naturales de Los Reales de Sierra Bermeja, Sierra Crestellina, Desfiladero de los Gaitanes, Los Alcornocales, Grazalema, El Estrecho, la Playa de Los Lances, y el monumento natural de las Dunas de Bolonia.

En el territorio marroquí, está incluido el Parque Nacional de Talassemtane y los sitios de interés biológico y ecológico de Jbel Bouhachem, Ben Karrich, Jbel Moussa, Koudiet Taifour, Cte Ghomara, Cirque de Jebha y Laguna de Smir.

Los dos países tienen en común aves de variadas especies como son, entre otras, el alimoche, el águila real, el águila perdicera, el azor común, el flamenco rosa, y otras especies de paseriformes como los pájaros carpinteros, herrerillos, mirlos acuáticos, entre otros.

Otras especies animales compartidas entre las dos riberas son mamíferos como el jabalí y la nutria, así como el erizo común, el erizo moruno y varias especies de murciélagos. Entre los reptiles son comunes a las dos orillas numerosas especies de serpientes y tortugas, como el camaleón, la culebra de collar, el galápago, varias especies de sapos y eslizones, una especie intermedia entre lagartija y serpiente.

En el aspecto humano, las raíces culturales e históricas compartidas se materializan en la semejanza de sus construcciones: casas encaladas, tejas árabes, puertas de madera con aldabas; compartidas y cruzadas, ya que si los moros dejaron sus huellas en El Andalus, también los andalusíes marcaron su presencia en Marruecos.

Foto: Javi Elena

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Naturaleza en Marruecos


Deja tu comentario