Yebel Musa, entre dos continentes

Yebel Musa

La carretera costera que une Ceuta y Tánger es la espina dorsal de un recorrido que nos llevará a conocer hermosos parajes y lugares de interés turístico e histórico. De esta carretera parte una ruta hacia el sur, que conduce a Tagrament, antiguo puesto militar español y hoy centro administrativo de la zona; es un trayecto agraciado con magníficos paisajes, donde además se podrá observar el parque eólico.

Otra ruta parte de la carretera de Tánger hacia el norte y baja a la bahía de Benzú, conocida también como Ballenera, rodeando el Yebel Musa. En este lugar se encuentra el pueblo de Beliones, situado justamente en la falda del monte; se lo considera el punto de partida ideal para ascender al mítico Yebel Musa; es famoso además por su ubicación privilegiada donde combina paisaje de montaña, mar y vegetación frondosa.

La antigüedad de Beliones se remonta a la época medieval, cuando era un suburbio y lugar de recreo para los habitantes de la ciudad de Ceuta. Hoy, Beliones ostenta hermosas casas y mansiones donde predominan las balaustradas y terrazas, y ha logrado revalorizar la zona a través de la explotación racional del agua, con los métodos de riego adecuados y el acondicionamiento de las laderas del monte en forma de terrazas.

El Yebel Musa es una mole granítica imponente de 840 metros de altura; cae directamente sobre el estrecho de Gibraltar y forma una serie de bahías de impresionante belleza. Un aura de misterio lo rodea al identificarlo con antiguas leyendas; en efecto, la mitología griega nos cuenta que hubo un tiempo en que Europa y África estaban unidas, hasta que en un rapto de furia Hércules abrió una brecha que no es otra que el Estrecho de Gibraltar, por eso llamado antiguamente las columnas de Hércules. La columna africana suele ser identificada precisamente con el Yebel Musa.

Dentro del monte existen numerosos aduares o aldeas rurales, como El Biut, Beni Mezala, Ain Yir, Dralia, Ain Dechicha, que destacan entre el verdor de la montaña la blancura de sus caseríos de estilo andalusí.

Desde el Yebel Musa hasta Tetuán se extiende la sierra del Hauz Fath Lehmar, con 700 metros de altitud y a través de unos 40 kilómetros de longitud, entre las vertientes del Mediterráneo y del Atlántico.

Es un paraje de impresionante belleza con sus bosques y la inigualable vista de los dos mares del Estrecho; en las faldas de la sierra hay numerosas aldeas o aduares de montaña, como Tagramt, Beluazen, Buyemil, y muchos más.

Foto: WikiCommons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Pequeñas ciudades de Marruecos


Deja tu comentario