Iglesias y una extraña lápida en Marruecos

iglesia de san andres

Podría parecer una rareza, en un país de tan acendrada fe musulmana, la presencia de templos de la cristiandad, católicos o anglicanos. Pero no es sino una manifestación más del espíritu de esta nación polifacética, que jamás dejará de sorprendernos con sus contrastes.

Iglesia Nuestra Señora de Lourdes: En Casablanca, la fe católica está representada, por excelencia, en la Iglesia de Nuestra Señora de Lourdes. Terminada su construcción en 1956, resulta extraordinariamente joven en comparación con la antigüedad varias veces centenaria de la mayoría de las kasbah, mezquitas y palacios marroquíes.

Se destaca por su clara influencia europea y por sus proporciones monumentales, que la hacen fácilmente visible a la distancia ya que sobresale por encima de la mayoría de las edificaciones que la rodean.

El rasgo exterior más significativo de esta iglesia es una especie de “capuchón” de hormigón armado que corona las puertas de la iglesia y se completa con un crucifijo pequeño sujeto a su punto más alto. Pero lo más deslumbrante son sus ventanas de vidrios coloreados que cubren totalmente uno de los muros en una superficie de más de ochocientos metros cuadrados. Al filtrar la luz estos ventanales producen una iluminación colorida de los amplios interiores.

La Iglesia de Nuestra Señora de Lourdes es una clara demostración de la fuerte presencia del catolicismo romano en Marruecos, donde ha sido aceptado hace bastante tiempo y donde actualmente viven unos veinte mil católicos. Y es, al mismo tiempo, digna de ser visitada por su interés turístico.

Iglesia de San Andrés: En Tánger, la comunidad anglicana de Marruecos cuenta con una iglesia pequeña, pero muy famosa, que es también una popular atracción turística. Se trata de la Iglesia de San Andrés, erigida en el año 1880 sobre el primer lote de terreno que el rey Hassan I donó a la comunidad inglesa con ese fin. Pronto el templo resultó pequeño para dar cabida a toda la congregación, y se decidió construir una nueva iglesia.

La piedra fundamental del nuevo edificio fue colocada en 1894, y la iglesia se consagró en 1905. Es una iglesia que guarda registros de sus servicios religiosos entre los años 1885 y 1991, e incluso están todavía en existencia los libros de contabilidad desde 1882 hasta 1926. Pulcra y aseada, cuenta cada domingo con la presencia de numerosos fieles que llegan desde lejos para asistir al servicio de la mañana.

En la Iglesia de San Andrés hay un detalle que la hace única: en la arcada detrás del altar los visitantes pueden ver una versión en árabe de la conocida plegaria Oración del Señor.

Otro motivo de atracción para los turistas está constituido por los nombres famosos que se pueden ver en las sepulturas. Entre las doscientas lápidas están los nombres de conocidos banqueros y de generales que pasaron a la Historia, entre ellos el mayor Harry Twentyman, Winthrop Buchanan y Hooker A. Doolittle. También está la tumba de Emily Kean, quien introdujo la vacunación en Marruecos.

Pero la más curiosa es una tumba sin nombre, que pertenece al legendario señor de la droga londinense conocido simplemente como “Dean”, quien huyó a Marruecos para eludir la persecución por una serie de delitos que incluían lavado de dinero. En su lápida sólo reza: “Muerto en febrero de 1963. Extrañado por todos y por varios más”.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Marruecos


Deja tu comentario