Recorriendo los alrededores de Taroudant

Tata

Taroudant, antigua capital del Sous, a 81 Km. de Agadir, posiblemente fue una ciudad habitada desde muy antiguo, aunque las primeras noticias históricas datan de principios del siglo XI.  Conoció gran esplendor en los siglos siguientes sobre todo con los Almohades y Saadíes. De su pasado histórico conserva una hermosa muralla almenada con bastiones de color leonado de varios kilómetros de largo.

Hoy en día es una ciudad tranquila, famosa por su artesanía, sobre todo su joyería en plata trabajada al estilo berebere y la animación de sus zocos.  Su Hotel-Palacio, «La Gazelle d’Or» (La Gacela de Oro) atrae turismo internacional del más alto nivel. Es conocida como la Marrakech del Sous a la que recuerda.

Lugares para visitar

Los zocos: Tomar cualquier callecita que salga de la plaza Al Alayouine y disfrutar deambulando por uno de los zocos más ricos y vitales de Marruecos. Antigüedades, esculturas, alfombras, cuero trabajado de todas las formas posibles y en los más diversos objetos, fusiles con incrustaciones de plata y por supuesto joyería.

Las Murallas del siglo XVIII: Tienen una longitud de varios kilómetros, cuentan con cinco puertas. Los extramuros están ocupados en su mayoría por inmensos jardines y huertas muy bien cuidadas. El recorrido exterior en coche dura aproximadamente media hora y se recomienda hacerlo al atardecer cuando el sol pone matices de oro y fuego a las murallas.

Tiout: Esta ciudad se encuentra a 37 Km. de Taroudant; allí podremos visitar las tuinas de la antigua kasbah de Freija, hermoso palmeral y soberbia vista sobre el Sous y el Alto Atlas.
Amagour: pueblecito a 40 Km. de distancia, en la ladera, cubiertas de arganes, de las estribaciones del Anti-Atlas. A 15 minutos a pie puede llegarse al cráter de un volcan extinguido que, en invierno, sirve de refugio a aves migratorias.

Akka: se encuentra a 221 Km.; es un hermoso oasis productor de dátiles muy estimados. Si es usted amante de la prehistoria no puede perdérselo, la región de Akka es particularmente rica en grabados rupestres. Son famosos los lugares de Mlaleg, Maard y, en especial, Adrar n-Metgourine con frisos de bóvidos, gacelas, felinos y elefantes, a 15 Km. de Akka.

Tata: encantadora villa a 225 Km.; la carretera es muy bella y pasa por pueblos pintorescos, ksour, oasis y paisajes semidesérticos hasta alcanzar la villa de Tata. Con más de 13.000 habitantes, es un hermoso y extenso oasis regado por tres ríos provenientes del Anti-Atlas. En el hay unos treinta ksour de adobe. La calle principal Av. de Mohammed V está adornada por laureles rosas. Disfrute del palmeral dando un agradable paseo a pie.

Foto: Vía Panoramio

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Rutas turisticas


Deja tu comentario