La villa de Martil, entre Ceuta y Tetuán

Iglesia de Martil

Recorriendo la costa norte de Marruecos sobre el Mediterráneo, la famosa Costa Rifeña, nos encontraremos en una zona muy urbanizada y muy buscada por el turismo.  Comienza en la villa de Martil, un pueblo costero a 11 Km. de Tetuán, lugar elegido para sus vacaciones por la mayoría de los habitantes de las ciudades cercanas de Marruecos. A medida que vamos hacia el norte las playas se hacen menos concurridas y llegamos a Cabo Negro, una montaña que se adentra en el mar y que es un lugar residencial exclusivo; Cabo Negro tiene una playa de arena fina que fue muy famosa en la década del 60 del siglo pasado, actualmente es privada aunque se puede acceder.  Al otro lado del cabo se encuentra Mdiq, una villa de pescadores.  En toda la costa hay complejos turísticos, hoteles, clubes vacacionales y dos puertos deportivos.

Pero detengámonos un momento en la villa de Martil. Ubicada en la desembocadura del río del mismo nombre, a 40 Km. de Ceuta, posee las mejores playas de la región, de blanca y fina arena, hacia el norte de la ciudad, donde encontraremos también urbanizaciones y campos de golf. Al sur, en cambio, en Beni Maden, el terreno se hace pantanoso.

En Martil podemos recorrer su excelente paseo marítimo, moderno y bien diseñado y con , con espacios para la juventud y su particular cornisa. Es el lugar ideal para tomar baños de mar y disfrutar de su gastronomía y cafeterías. Es una ciudad universitaria ya que cuenta con la facultad de letras de la Universidad Abdemalek Essadi.

En la antigüedad el río Martil era navegable hasta Tamuda, una ciudad romana frente a Tetuán, entrada de un puerto corsario; la ciudad fue destruida en el siglo XV y refundada por Al Mandari, convirtiéndose en el único puerto del reino de Marruecos sobre el Mediterráneo, hasta que, con la apertura del puerto de Tánger, comenzó a perfilarse como ciudad de veraneo y puerto pesquero. La actual ciudad de Martil fue construida en el año 1914 y reformada con una plaza circular y casas de veraneo.

Lugares para ver: El templo católico diseñado por el arquitecto Bustinduy, de mediados del siglo pasado, en estilo barroco hispanoamericano, actualmente Centro Cultural Padre Lerchundi, biblioteca universitaria y escuela de promoción femenina. La plaza, a todo estilo andaluz, rodeada de casas blancas, bajas y ajardinadas, bordeando calles empedradas. Mohamed V, calle peatonal y comercial, nos lleva hasta la plaza circular. La antigua mezquita, blanca y ocre; el Fuerte Martil, emblema de la ciudad; amartillado y sin puertas, se debe acceder por las ventanas mediante escalas. El depósito de Aguas, muestra de la arquitectura industrial, y otros edificios contemporáneos como la mezquita de Mohamed V, el ayuntamiento, el edificio del banco marroquí y el paseo marítimo.

Foto: Via Panoramio

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Pequeñas ciudades de Marruecos


Deja tu comentario