Pueblos del río Moulouya y alrededores de Midelt

Barraca minera en Aouli

Hermosas piedras semipreciosas, como la roja vanadita, provienen de una región minera ubicada a unos 30 Km. de Midelt; sin embargo, esas minas actualmente se encuentran desactivadas, y los pueblos que vivieron de la antigua prosperidad hoy se están abandonados y sus habitantes se han radicado en nuevas poblaciones dedicándose al cultivo de frutales.

Saliendo de Midelt y después de recorrer unos 15 Km. a través de un paisaje llano y con poca vegetación, llegamos a Mibladene, el primero de los pueblos mineros, que está muy cerca del oued Moulouya, que cruzaremos en varias ocasiones y cuyas crecidas inundan los vados haciéndolos a veces difíciles de cruzar.  La carretera nos conduce también a las gargantas del Moulouya, que en primavera se cubren de adelfas florecidas, y en el trayecto comenzaremos a ver las bocas de entrada a las antiguas minas, cavadas en los acantilados.

Aouli es el siguiente pueblo minero, actualmente abandonado; fue construido por los franceses y una vía férrea llegaba justo hasta la entrada de las minas, a través de un túnel que atraviesa la roca.  El antiguo pueblo estaba ubicado en un espectacular circo rodeado de acantilados donde la roca muestra mil tonalidades desde el rojo hasta el ocre.  En el fondo del circo aparece una pequeña kasba construida sobre un espolón en la roca, a cuyo alrededor hay unas diez viviendas de adobe.

Por allí también fluye el río Moulouya, uno de los dos principales ríos de Marruecos, que desemboca en el Mediterráneo y cuyo estuario ha sido declarado sitio de interés Ramsar; en sus fértiles orillas se cultivan huertas y frutales: Midelt es llamada la «capital de la manzana» de Marruecos, y hay muchísimos cultivares de manzana principalmente para exportación al mercado europeo.

A 50 Km. de Midelt pero en dirección a Azrú se encuentra la villa de Itzer;  puede llegar en su propio automóvil aunque también hay un servicio de buses y taxis colectivos desde Midelt.  Itzer está construida sobre una meseta, y es surcada por un río bordeado de álamos.  Aquí los sábados funciona un zoco muy renombrado que atrae turistas y gente de todos los pueblos vecinos; se especializa en los productos textiles, calzado y cestería, como los sombreros de paja que los artesanos trenzan a la vista del público.

Otra atracción de este mercado es el taller de tinturas; ubicado en un rincón de la plaza, se dedica al teñido de lanas que la gente del pueblo y de las aldeas vecinas trae en crudo para llevárselas transformadas en materiales de brillantes colores; los preferidos son el amarillo, rojo y violeta, y se utilizan para tejer alfombras y prendas de vestir.

Foto: vía Flickr

Imprimir

Categorias: Midelt


Deja tu comentario