Khenifra, tierra roja, casas rosas, palmeras verdes

Khenifra

En la Región de los Cedros y Lagos, en la Provincia de Khenifra viajando 2 horas desde Azrú encontramos la Ciudad de Khnifra, atravesando el río Oumer er-Rbia que es uno de los más largos de Marruecos. Es lindo ver como la tierra rojiza se mezcla con los edificios pintados en tonos que van desde el rosa pálido hasta el rojo sangre, las palmeras que crecen a lo largo de todas sus calles le dan un toque de color y aire de oasis que la hacen realmente llamativa.

El paisaje de la ruta que llega desde Arzú nos deja ver algunos de los lagos que tiene la Provincia de Khenifra. El camino no siempre está en buen estado y es transitado por camiones, hay que tener cuidado, pero vale la pena hacerlo para pasar la tarde en alguno de los lagos redondos de colores verde y turquesa con pocas casitas alrededor.

Continuando por el camino llegará al manantial del Río Er-Rbia, prepare la cámara para fotografiar el paisaje de llanura y encinas. Se pude disfrutar de un refrigerio junto al manantial.

Para los turistas y para los jóvenes enamorados, se realizó una especie de corredor que comienza a orillas del río en el Jardín Público y termina en el bulevar Mohammed V recorriendo las murallas exteriores de la medina y un puente de piedra construido en el siglo XVII. Uno de los lagos más importantes que verá es el Aguelmane Azigza, que en bereber significa precisamente lago, rodeado de acantilados rojizos cubiertos de cedros; si sigue por la carretera,  llegará hasta una playa bastante popular.

En el bulevar de esta ciudad a 160 Km. de Fez se puede disfrutar de las compras en el zoco de alfombras, entre las que se destacan las realizadas por los zaián, una tribu nativa, que para no desentonar con el paisaje en su mayoría son rojas. Al final de esta calle y del Centro Comercial está la vieja Mezquita, que tiene el minarete decorado con azulejos verdes en perfecto contraste con los colores del cielo, el edificio y la tierra.

No es un lugar muy elegido por los turistas y en general no están muy preocupados por realizar cosas que los atraigan, pero se sentirá cómodo y bienvenido en cualquiera de los hoteles y restaurantes. Si viaja con la familia, tenga cuidado cuando sale de noche, elija bien el lugar para no verse desagradablemente sorprendido por algunos  personajes nocturnos de aspecto un tanto excéntrico…

Foto: Vía Flickr

Imprimir

Categorias: Pequeñas ciudades de Marruecos


Deja tu comentario