El desierto interior, paisajes de ensueño

Kasbah del Draa

El desierto interior es sin dudas una de las regiones más atractivas dentro de la oferta de turismo rural en Marruecos; aquí encontraremos una mezcla de campos de rosas, fértiles oasis y muy próximas a ellos, las primeras dunas de arena dorada.

Nombres que evocan míticos lugares se repiten en esta región, como el valle de las rosas, las gargantas de Todra, las dunas de Merzouga, Errachidia y Zagora Tinfou, el valle de las mil Kasbah, el corazón del Dades, el valle del Draa, los palmerales de Ouarzazate, Ziz y Ghris … prometiendo espectaculares jornadas de turismo aventura y emulación de la vida nómada del desierto.

Para descubrir estos paisajes de inusual belleza se pueden hacer excursiones a pie, en camello o en vehículos de doble tracción, por ejemplo para disfrutar de una auténtico vivac en el desierto y comprenderlo en toda su inmensidad luego de un amanecer o un atardecer en sus arenas.

En plan cultural, la región es famosa por sus rosas y la industria de la recolección, destilación y elaboración de infinidad de productos derivados de la rosa.

Es una región de contrastes donde las cumbres nevadas del Alto Atlas se confunden con las primeras dunas del desierto, y donde podremos conocer el estilo de vida de los pueblos del interior, las poblaciones bereberes del sur de Marruecos y sus especiales tradiciones.

Lugares para ver:
El oasis de Ouarzazate:
con una impresionante colección de kasbahs y que marca el comienzo del valle del Dades, con excursiones para hacer al valle de las rosas. Es posible conocer la legendaria hospitalidad de los bereberes del Alto Atlas, sus tradiciones y cultura.
El macizo de M’Goun: Estamos en la ladera sur del Alto Atlas, con su biodiversidad y paisajes únicos; este macizo se eleva más de cuatro mil metros.
El valle del Draa: espléndido, un poco más al sur, con sus palmerales y kasbahs y pueblos bereberes. El río Draa nace en el Atlas y corre bajo la arena la mayor parte de sus setecientos kilómetros de largo antes de llegar al océano.
Las dunas de Merzouga: a 50 Km. de Erfoud Merzouga, las famosas dunas que llegan a tener más de cien metros de alto, y que nos regala la magia de un amanecer o un atardecer entre ellas; muchos visitantes llegan en julio y agosto para tomar baños de arena, hacer excursiones en camello o esquiar en la arena.
Valle de Ziz : un mundo exótico, de encanto excepcional, paisajes y panorámicas combinadas con la pintoresca arquitectura de los ksur.
Aguas termales de Mi Ali Cherif: a 40 Km. de Errachidia, son aguas terapéuticas recomendadas para todo tipo de afecciones.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Naturaleza en Marruecos


Deja tu comentario