La montaña Zagora y los recolectores de datiles

puesto-de-datiles-en-el-pueblo-de-zagora

En el valle del Draa, Zagora es capital de la provincia con el mismo nombre que hasta los años 90 formaba parte de Ouarzazate. Está en las orillas del desierto, cerca de la frontera con Argelia. La ciudad está en constante crecimiento.

Se puede llegar desde del Iriki vía Tagounite o Mhamid o también por Taouz a lo largo de la zona fronteriza con Argelia.  Fue fundada en la época colonial francesa como centro administrativo de la región, junto al Ksar de Amezrou, en los años 30 del siglo pasado,  y fue construida cerca de las ruinas de una antigua fortaleza de la éra almorávide.

Con un buen desarrollo turístico, ofrece una gran variedad de circuitos, como el ascenso al  Jbel Zagora; también podremos visitar la biblioteca de Tamegroute, el Ksar de Tissergate y la ruta del palmeral.  La biblioteca está a 20 kilómetros al sur de Zagora, su colección tiene manuscritos religiosos antiguos, escritos sobre piel de gacela y unos hornos de alfarería.

El Jbel Zagora es una montaña desde la que se puede disfrutar la vista de la ciudad. El camino para llegar recorre el río y una ruta de asfalto y al llegar al pie de la montaña hay un camping. Desde ahí hay una pista que llega a la cima. El último tramo de esta pista es bastante difícil, tiene el tamaño para que pase un solo vehículo y no se recomienda mirar para abajo si se sufre de vértigo. En realidad es tan vertiginoso que si es una persona impresionable lo mejor será que suba a pie.

En teoría está prohibido subir hasta la cima, porque hay un destacamento militar que protege un repetidor, pero si alguno de los militares se da cuenta de que alguien subió, sólo le preguntan y no tiene problema en dejar que los turistas admiren el paisaje y tomen fotos.

El Ksar de Tissergate está 10 kilómetros al norte en dirección a Ouarzazate, es uno de los Ksar mejor conservados y está totalmente habilitado para el turismo.  Por las orillas del Draa, si llega en temporada, podrá disfrutar de la recolección de dátiles, que los recolectores desprenden sabiduría, agilidad y precisión como si fuera un arte.

Si desea pasar la noche en la ciudad, Zagora ofrece posibilidades para todos los gustos y presupuestos.Si le gusta disfrutar del cielo de Marruecos, también pude optar por los numerosos campings. Hay un albergue cuyo jardín forma parte del palmeral.

No se olvide de fotografiar el cartel que indica “Tombuctú a 52 días”

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Ouarzazate


Deja tu comentario