La ruta de Ourika y las siete Cascadas

La ruta de Ourika

El valle de Ourika, en el Alto Altas, a una hora de Marrakech,  es la excursión predilecta de los marroquíes, especialmente si hace calor.

Para llegar, la carretera atraviesa la llanura de Hauz. Las principales atracciones de este poblado son: su pintoresco zoco en donde un “doctor” muy anciano con una lupa y una cuerda mide la longitud de los dedos y las palmas de las manos para establecer el estado de salud y los riesgos de contraer alguna enfermedad como reuma, problemas urinarios, de hígado, estómago, corazón o cualquier otra afección que uno pueda llegar a padecer, para lo que ofrece un tratamiento inmediato con talismanes, animales disecados y hierbas medicinales; la gente llega en burro o en mula y los “estaciona” en un aparcamiento que resulta muy vistoso.

Otro lugar para conocer es la Azafranera del Ourika, un emprendimiento para conocer la cultura de esta especia; la calidad de la visita guiada es muy buena.

Y un paseo por los jardines bioaromáticos, donde podrá aprender sobre la aroma-terapia y disfrutar de los aromas y sabores de las 45 especias y plantas medicinales que se cultivan en la región. También hay talleres para aprender a utilizar estos dotados vegetales.

A pocos kilómetros a la derecha, está el pueblo de Asquine, de aquí puede llegar al monte Oukaimeden.

La ruta lo llevará hasta Aghbalou: rocas color rojo sangre sobre el verde de las retamas de olivos, encaramado en las montañas a una altura que le permite estar a salvo de las inundaciones.

Continuando por el paseo llegará al pueblo de Setti-Fatma desde donde sale la excursión a las siete cascadas, este lugar está a 1400 metros de altura y se extiende a lo largo de un torrente, podrá comer tajine en los restaurantes de la orilla; si llega en domingo pasee por el zoco; si llega en Agosto disfrutará del moussem.

Las siete cascadas son uno de los lugares más lindos de las cercanías de Marrakech. Lleve buen calzado porque las piedras son resbalosas y no olvide contratar un guía. Atravesará un torrente helado por un puente de madera; al otro lado, un camino rodeado por nogales, castaños y algunos vendedores que ofrecen bebidas enfriadas en el agua del torrente.

La primera parada de esta escalada es en un pozo de agua donde, si hace calor, encontrará gente bañándose. Más arriba cuatro cascadas juntas y más arriba aún, si se anima, hay otras tres cascadas.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Categorias: Rutas turisticas


Deja tu comentario