Azilal, el tesoro deportivo del Atlas

Azilal

Azilal, a donde se puede llegar por bonitas carreteras desde Marrakech, es el punto de partida para visitar el Gran Atlas, desde el magnífico lago de Bin el Uidane hasta M’Gun.

Para los que gustan de los deportes sobre la tierra, el valle de los Aït Buguemez es excelente para el senderismo o recorrer en bicicleta, con excursiones programadas que pasan por el pintoresco pueblo de Aït Imi. Hay que tener en cuenta que las excursiones a pie por la montaña son sólo para senderistas experimentados debido a su grado de dificultad.

Durante el invierno, el esquí de travesía y de fondo se puede practicar en la segunda cumbre de Marruecos. Para escalar, el ascenso al M’Gun (4068 m) toma por lo menos seis días, pero los menos arriesgados pueden escalar las gargantas de Arous.

Con las cascadas más interesantes del norte de África y sus ríos de aguas vigorosas, es ideal para el canotaje, balsismo y barranquismo. Si les gustan los deportes acuáticos, se puede pescar en Tilouguite, y practicar moto acuática o tablavela en el bello lago de Bin el Uidane, a 27 km al norte de Azilal. Los que prefieren la natación encontrarán el lugar ideal en Beni Mellal con los manantiales de Aïn Asserdoune.

En las cercanías de Azilal encontramos las hermosísimas cascadas de Ouzoud, en ellas el Oued Ouzoud, afluente del rio Oued el Abid, con el que se encuentra pocos kilómetros más adelante; tiene una profundidad de 110 metros, partido en tres escalones. La cascada presenta numerosos arroyos que parece se han movido en el tiempo, apareciendo formaciones travertínicas, que son rocas calcáreas con sedimentos orgánicos, ya que existe gran cantidad de musgo y el agua tiene muchos carbonatos disueltos.   El caudal de la cascada es constante todo el año, inclusive en verano y durante la época de deshielo.

A pocos kilómetros siguiendo el curso del río, encontramos los impresionantes desfiladeros del Oued el Abid, que llegan a tener paredes de hasta 300 metros de altura. La zona es atravesada por una pista y al final de ésta nos encontramos un paisaje sublime de formaciones detríticas, rocas formadas por fragmentos de otras rocas y minerales rojizos.

Ideal para ir en la época de lluvias, recorriendo un camino a través de olivos se llega a lo alto de la cascada que tiene una profundidad de 600 metros; a lo largo del trayecto se pueden ver molinos de trigo escondidos entre pequeñas cabañas.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Azilal


Comentarios (1)

  1. Pero en las manantiales de Ain Asserdoune no hay ningun sitio destinado a la natación; para quienes les gusta la natación , pueden hacerlo en el mismo lago de Bin El Ouidane o en el rio de las Cataratas de Ouzoud, pero es un poco arriesgado para gente que no conoce muy bien la zona.

Deja tu comentario