La Sinagoga Ibn Danan, en Fez

Sinagoga Ibn Danan

Fez es la tercera ciudad de Marruecos, después de Casablanca y Rabat, algo que ya nos indica su riqueza en monumentos y cultura. Con una medina que es Patrimonio de la Humanidad desde 1981, y lugares tan interesantes como la Mezquita de El-Qaraouiyyin, Fez se ha convertido en un lugar bastante frecuentado por los turistas. Aun así, también encontramos rincones en la ciudad menos conocidos que realmente merecen una visita, por ejemplo la Sinagoga Ibn Danan.

No se trata de una sinagoga cualquiera; y es que Ibn Danan es una de las sinagogas más antiguas del norte de África. Fue construida en tiempos del Sultán Rashid Bin Ali Al-Sharif, allá por el siglo XVII, y se ubica en el barrio judío de Fez, el barrio navegante.

Aunque durante mucho tiempo esta sinagoga fue de las más conocidas en el país, lo cierto es que poco a poco quedó completamente olvidada y marginada. Todo ello se debió a la migración de los judíos de Marruecos después de la creación del Estado de Israel. Poco a poco, este gran lugar de culto que antaño había sido venerado por tantos fieles fue quedando relegado al olvido más absoluto.

Pasaría mucho tiempo hasta que la comunidad judía de Marruecos decidiera pedir ayuda para restaurar la sinagoga, que cada vez estaba más y más deteriorada. Así, finalmente, conseguirían convencer al Fondo Mundial de Monumentos para que en 1996 comenzaran a restaurarla con fondos de American Express y con la colaboración con el Ministerio de Cultura de Marruecos y la Fundación del Patrimonio Cultural Judío de Marruecos.

La restauración no terminaría hasta el año 1999, momento en que abrió nuevamente sus puertas para poder ser visitada por los turistas y fieles.

La entrada al templo se sitúa en una pequeña puerta dentro de la medina. Lo cierto es que si no nos fijamos bien, a simple vista es imposible adivinar que tras ella se esconde un lugar sagrado.

El interior, bastante sobrio, es interesante por varias cuestiones. Primero por ser una de las sinagogas más antiguas de esta parte de África. Pero además, en ella se han conservado la mayoría de los elementos necesarios para los rituales judíos. Es más, durante la restauración, se encontró en el subsuelo de la sinagoga un baño ritual oculto. Este baño estaba nutrido por las aguas subterráneas y era usado por los judíos por aquellas fechas para, entre otras cosas, limpiar sus pecados en el agua.

No vamos a encontrar la sinagoga más espectacular del mundo. No obstante, encontraremos un montón de datos históricos que realmente nos serán útiles para conocer la vida de los judíos en Marruecos.

– Información complementaria

Foto vía: Jrambow

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Fez


Deja tu comentario