Información sobre el aeropuerto de Menara, en Marrakech

Aeropuerto de Marrakech

El Aeropuerto de Marrakech-Menara, es el aeropuerto principal de Marrakech. Una instalación internacional que opera con algunos vuelos europeos, muchas conexiones con Casablanca y algunas naciones del mundo árabe.

Está situado a 6 kilómetros al suroeste de Marrakech. Así pues, si queremos viajar a esta hermosa ciudad marroquí, esta es la mejor opción. Lo cierto es que existen buenas conexiones con España, Alemania y Francia, entre otras, con compañías Low Cost como Ryanair.

En el año 2010 pasaron por sus instalaciones más de 3 millones de pasajeros, algo que lo convierte en el segundo aeropuerto más importante de Marruecos, detrás del Aeropuerto de Mohammed V de Casablanca.

No es demasiado grande. Cuenta con dos terminales, una para vuelos internacionales y otra para vuelos nacionales. No obstante, la tercera terminal no tardará demasiado en ser terminada, pues lo cierto es que cuenta con bastante afluencia.

El aeropuerto está equipado con parking con capacidad para 360 vehículos. Además también cuenta con servicios como centro de primeros auxilios u oficinas de cambio de divisas, algo que viene muy bien cuando llegamos a Marruecos sin dírhams.

Para trasladarnos a la ciudad, podremos tomar un taxi. Es imprescindible fijar el precio antes de subirnos, pues la mayoría de los taxistas en Marrakech no suelen usar mucho el taxímetro. Un precio razonable no debería superar los 100 dirhams.

Otra opción es contratar el servicio de transfer, pues lo cierto es que la mayoría de los hoteles en Marrakech cuentan con coches para estos casos. Lo ideal es preguntar si podemos contratarlo directamente en el hotel.

Por último, también podemos tomar el autobús. No es que sea del todo recomendable, pues tarda bastante y lo cierto es que no es demasiado cómodo. No obstante, como experiencia puede estar también bien.

En cuanto a la arquitectura del aeropuerto de Menara, lo cierto es que nos impresionará. Si bien es cierto que parece pequeño por dentro, por fuera, la estructura, es de lo más asombrosa. Se trata de una especie de fachada basada en el enrejado de alambre combinado con toques de modernidad. Un espacio en el que la luz se filtra por los arabescos que cubren los cristales.

Otros enlaces de interés:

Foto vía:  gq

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Marrakech


Deja tu comentario