Viaje por las ciudades imperiales de Marruecos

Marrakech, ciudad Imperial

Uno de los circuitos más interesantes y demandados en el país de Marruecos, es el que pasa por las llamadas ciudades imperiales. Marrakech, Fez, Meknés y Rabat, reciben este nombre por ser las cuatro ciudades que fueron, a lo largo de los siglos, capitales de Marruecos. Así, encontramos urbes marcadas por la historia, llenas de monumentos y muchísimas tradiciones.

  • Rabat

Es la capital de Marruecos desde 1912 y destaca por ser una ciudad realmente elegante y muy tranquila. Fue fundada en el siglo X como Ribat y cuenta con visitas tan interesantes como la de su Medina, separada del centro de la ciudad por la muralla de los Andalusíes, construida en el siglo XVII.

También será necesario visitar lugares como Essouïqa, su calle principal; los zocos; la Rue des Consuls, vía histórica en la que vivían los representantes extranjeros; la mezquita de Mulay Mekki; la Kasbah des Oudaias, de la época almohade; la Torre de Hassan; el Mausoleo de Mohamed V; la Necrópolis de Chellah, de origen meriní; o el impresionante Palacio Real.

Además, hay que destacar que en esta ciudad encontramos lugares tan interesantes como el Museo Arqueológico, que contiene objetos encontrados en las excavaciones realizadas en todo Marruecos; el Museo des Oudaias; el Museo de las ciencias de la tierra; o el Museo Postal, con una colección de sellos raros, teléfonos antiguos y otros objetos.

Más información en: Viaje a Rabat, guía de turismo

  • Fez

La ciudad de Fez fue la primera de las ciudades imperiales, pues se remonta al siglo VIII. Además, esta también destaca por ser la primera ciudad de culto musulmán de Marruecos. Todo ello, nos anuncia una visita llena de cultura e historia por cada una de sus esquinas.

Además de los zocos, un lugar siempre recomendado para los turistas, en Fez podemos destacar lugares hermosos como la Mezquita Karauin, levantada en el año 857.

Destaca también la visita a sus Medersas, las antiguas escuelas coránicas. Así, podremos visitar la llamada El Attarin, de pequeñas dimensiones y gran belleza, o la de Bou Inania, construida por el sultán que le dio nombre, allá por el año 1350. Es la más grande de la ciudad, y a su vez también es Mezquita.

En otro orden también podemos destacar la visita del Palacio El Jamai, actual hotel de lujo, o las puertas de la gran Muralla. Además, también son interesantes los museos Dar Batha, con una preciosa colección de arte tradicional, y el Museo del Borj Nord, un antiguo fuerte del siglo XVI que hoy se ha convertido en un museo de armas.

Más información en: Viaje a Fez, guía de turismo

  • Meknés

Su origen es bereber, y fue creada en el siglo IX. No obstante, hasta el año 1069, no adquiriría importancia. Esta le vendría dada por el gran bastión que los almorávides construyeron, al igual que su alcazaba. Aun así, la historia trató mal a Meknés, que durante muchos siglos se vio envuelta en saqueos y destrucciones. Pasó muchos años olvidada hasta que finalmente, el sultán Mulay Ismail, decidió dotarla de murallas con grandes puertas, jardines, mezquitas y un palacio. Hoy por hoy podemos decir que todo ello hizo de esta una de las ciudades más hermosas de Marruecos.

Es imprescindible un paseo por sus murallas, pues a través de este recorrido conoceremos la parte más antigua de la ciudad. Además, podremos callejear hasta llegar a la plaza El Hedim, una enorme explanada realmente animada, tanto de día como de noche, que cuenta con construcciones modernas a su alrededor y diversos puestecitos de interés para degustar algunos de sus productos gastronómicos.

La Bab Mansour es una puerta de dimensiones realmente impresionantes. Destaca por ser una de las más hermosas puertas del país, así pues, también será una parada imprescindible. Además, también podremos ver la Bab Jamaa en Nouar o la Bab El Jedid, que aunque no son tan descomunales, también merecen la pena.

En otro orden, es necesario visitar el Mausoleo de Mulay Ismail, el Estanque de Adgal, la Medersa Bou Inania, los hermosos y tranquilos jardines de los Sultanes, las caballerizas, el Museo de Arte Marroquí o los graneros (Heri es-Suani).

Más información en: Viaje a Meknés, guía de turismo

  • Marrakech

Aunque los orígenes de esta ciudad son inciertos, generalmente se acepta la versión en la que Marrakech comenzó siendo un campamento militar en 1070. Este estaría organizado por Abu Bekr, un gran jefe almorávide, y sería precisamente su primo y sucesor, Yusef Ben Tachfin, quien comenzó a convertir este primer oasis en una gran capital.

La lista de visitas es muy amplia, pero lo cierto es que está todo bastante bien situado, o en la Medina o cerca de ella. Así, podemos destacar la visita a sus impresionantes murallas, el Palacio Real, los jardines de Agdal y de la Menara, Mezquitas como la de Koutoubia o la de Ben Youssef (dos de las más de 300 de la ciudad), la Medersa Ben Youssef, la animada y dinámica plaza Jemaa el Fna, las Tumbas Saadíes, el Palacio Badi, el Palacio de la Bahia, El Guéliz o Sidi Bel Abbès.

Marrakech tampoco se puede quejar en cuanto a museos se refiere, pues aquí también podremos visitar el Museo de Marrakech, el Museo Dar Si Said, el Majorelle o el Bert Flint.

Más información en: Viaje a Marrakech, guía de turismo

Foto vía:Daniel Csörföly

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Fez, Marrakech, Meknes, Rabat


Deja tu comentario