Guía de viaje a Casablanca

Casablanca_and_Hassan_II_Mosque

Casablanca es la capital económica de Marruecos, algo que se aprecia al ver la evolución de la misma. Si bien es cierto que en muchas partes del país el atraso urbanístico es evidente, en Casablanca podemos observar la modernidad de una urbe marroquí, entrelazada eso sí con la historia y los elementos antiguos de su origen.

Situada en la costa del océano Atlántico, a unos 80 kilómetros al sur de Rabat, esta ciudad cuenta con una historia larga. Su nombre le viene dado a que los marinos portugueses, cuando costeaban el lugar, identificaban el núcleo urbano gracias a una pequeña casa blanca situada en la colina de Anfa.

El skyline de la ciudad ha cambiado mucho desde esos días, pues ahora también es posible apreciar elementos como el minarete de la mezquita de Hassan II o el faro de El Hank, así como otros edificios más modernos y acordes con el tiempo en el que vivimos.

QUÉ VER EN CASABLANCA

  • Mezquita Hassan II

La enorme Mezquita Hassan II es una de las pocas mezquitas del mundo musulmán en las que se permite el paso de turistas no musulmanes. Un lugar de dimensiones excepcionales, siendo la segunda más grande tras La Meca.

Su construcción fue impulsada por Hassan II quien advirtió que siendo la capital del poder económico marroquí, Casablanca debería contar con algún emblema que la distinguiera y mostrara así la riqueza de la misma.

Podemos decir que en este elemento se mezclan armónicamente elementos tradicionales con tecnologías modernas, como una arquitectura resistente a terremotos, techos automáticos o suelo radiante y puertas eléctricas.

Inaugurada en 1993, la mezquita costaría un total de 504,84 millones de euros, un precio que a muchos sectores de la población pareció realmente exagerado, y más aun teniendo en cuenta las desigualdades económicas del país y la pobreza en la que se vive en ciertas zonas del mismo.

Más información en: La mezquita de Hassan II, moderna y monumental

  • Antigua Catedral del Sagrado Corazón de Casablanca

Su nombre es Catedral de Casablanca, no obstante, nunca ocuparía ese lugar. Tan sólo es uan iglesia católica marroquí, que fue construida en 1930 por Paul Tournon.

Su estilo es neogótico y dejaría de prestar servicios como templo en 1956. A partir de ese momento se convertiría en un centro cultural.

Más información en: Catedral de Casablanca con aspecto islámico

  • Palace des Nations Unies

Esta enorme plaza, la Plaza de las Naciones Unidas, está ubicada a las puertas de la medina vieja. El lugar se presenta como el sitio perfecto para encontrar cualquier cosa que busquemos. El corazón de la ciudad y por tanto una de las partes más animadas de la misma.

En el centro de la plaza encontramos una bonita fuente con miles de chorros de agua. Elemento que llama la atención de los turistas debido al juego de luces y música con el que se completa.

Puerto y Mezquita

  • El Puerto de Casablanca

Este puerto se ha convertido en una parte muy importante de la ciudad. Teniendo en cuenta que Casablanca es un fuerte motor económico, no es de extrañar que las actividades en dicho puerto aumenten año tras año.

Instalaciones enormes, que contrastan considerablemente con la pobreza del resto del país. Además, sigue en construcción, pues las terminales se amplían regularmente para poder cubrir todas las necesidades comerciales.

  • Otros lugares de interés:

Parque de la Liga Árabe y Parque Yasmina

Museo de la Villa des Arts

Plaza Mohammed V

La medina antigua

La nueva medina

El mercado central

El marabout de Sidi Abderrahman

EXCURSIONES DESDE CASABLANCA

Existen numerosas excursiones interesantes desde Casablanca. Evidentemente al desierto será un podo difícil llegar, a no ser que contemos con días suficientes; y es que aunque las distancias no son enormes, lo cierto es que el estado de las carreteras retrasa muchísimo el acceso.

Aun así, podemos visitar lugares como Rabat, a tan sólo 80 km, Fez o Marrakech.

GASTRONOMÍA

La cocina marroquí es realmente deliciosa. Una mesa con platos equilibrados, a base de productos autóctonos, naturales y bastante nutritivos.

Podemos destacar platos como el Mechouia, que es una ensalada de tomates, pimientos sazonados con ajo, aceite de oliva y zumo de limón. Tras este entrante deberemos probar algunos de sus platos más típicos como el Tajin (cuenco de barro en el que se cocina el guiso de pescado o carne con legumbres) o el famosísimo Cuscus.

Aunque estos dos platos son los más conocidos internacionalmente, lo cierto es que también podremos probar otras especialidades como la Pastilla, que es un pastel de masa de hojaldre con carne de ave, huevo duro, azúcar, canela y miel; las Brochetas, un plato que podremos encontrar en puestos en la calle; Keftas, albóndigas de carne molida; o Mechoui, un plato tradicional a base de cordero asado.

Teniendo en cuenta la situación de Casablanca, no es de extrañar que encontremos deliciosos pescados en su gastronomía. Estos se cocinaran bastante especiados y aderezados con productos como frutos secos o incluso miel.

Aunque el agua de los grifos es potable es aconsejable no beberla. Mejor agua embotellada para evitar problemas con el estómago.

El Corán prohíbe el alcohol, pero como en otras ciudades de Marruecos, aquí no es imposible encontrarlo. Difícil, sí, pero imposible no. Es más, existen cervezas de fabricación nacional como la Casablanca o la Flag Special, así como vinos de la región como el “gris”.

CLIMA

El clima de Casablanca es un clima Mediterráneo. Esto se traduce en veranos suaves sin temperaturas demasiada extremas (como en el resto del país) así como inviernos bastante breves, con lluvias de noviembre a marzo.

CÓMO LLEGAR

Para llegar a Casablanca podemos optar por diferentes vías. La más rápida, evidentemente, será volar. Tendremos la oportunidad de llegar al aeropuerto Mohammed V Airport, que es el más cercano a la ciudad y en el que operan distintas compañías con más de 60 destinos.

Otra opción es llegar mediante barco. Podemos tomar un ferry en Algeciras, con o sin coche, y llegar al puerto de Tánger. Allí, en menos de 5 horas accederemos a la capital.

Además existen numerosos cruceros que hacen escala en esta ciudad, directamente en su puerto.

HOTELES EN CASABLANCA

Siendo una ciudad tan moderna, en comparación con el resto del país, aquí encontraremos desde los típicos Riads hasta hoteles de lujo de grandes compañías hoteleras. Así pues, dependiendo del dinero que nos queramos gastar, así como la experiencia que queramos vivir, podremos elegir entre una gran oferta. Si estamos pensando en viajar hasta aquí quizá nos interese esta lista de hoteles en Casablanca.

MÁS INFORMACIÓN

Fotos vía: Ferdinandreus, dlisbona

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Casablanca


Deja tu comentario