EL Mellah de Marrakech

Barrio Judío de Marrakech

El Mellah de Marrakech es la parte de la ciudad que ocupaba la antigua judería de la misma. Una zona que se emplazó al amparo del Palacio Real, separada del resto de la ciudad por murallas y dos puertas de acceso.

Esta judería se creó en el siglo XVI y serviría por aquel entonces para alojar a los judíos expulsados de España.

Este asilo no tenía nada que ver con una buena y desinteresada acción. Los sultanes conocían bien la fama de excelentes comerciantes que tenían los judíos, por tanto, decidieron acogerlos estableciendo para ello unos importantes tributos que deberían pagar si querían permanecer bajo la protección de El Mellah. Así fue como el Mellah se crearía en 1558, gracias a Moulay Abdallah de la dinastía saadí.

La prioridad era evitar conflictos con la población local, por este motivo el barrio judío quedó completamente sellado por una muralla y dos puertas, las cuales eran custodiadas por guardias y cerradas por la noche.

En la actualidad, pasear por el Mellah es una experiencia única. Una parte de la misma en la que los mercados, como su antiguo mercado cubierto, cuenta con mejores ofertas incluso que las del zoco. Esto es debido principalmente a que este lugar es más frecuentado por locales que por turistas.

Entre otros puntos importantes, si tenemos interés en conocer esta parte de la ciudad, deberíamos visitar lugares como la Place des Ferblantiers, una preciosa plaza con bastantes tiendas dedicadas íntegramente a la forja. Es precisamente en esta plaza el lugar en el que encontraremos una de las entradas al barrio judío o El Mellah.

Si tenemos en cuenta la gran fama de los judíos en la elaboración de joyas sabremos que en esta parte de Marrakech encontraremos las mejores joyerías, emplazadas en la Kyssaria (mercado cubierto).
Además de joyas podremos apreciar el colorido zoco de las especias, que es el mercado más antiguo de todo el barrio.

Por último, para aquellos que quieran introducirse un poco más en la historia de este barrio, se puede acceder a las dos sinagogas de Negidim y Alzama. Cabe destacar que debido a que no cuentan con una fachada que la distinga del resto de construcciones quizá debamos hablar con alguno de los espontáneos guías parar llegar allí. Eso sí, siempre pactando el precio previamente.

Otros barrios judíos de Marruecos

Información práctica para viajar a Marrakech

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Marrakech


Deja tu comentario