Las Cuevas Taforalt, Patrimonio de la Humanidad

Adornos de las Cuevas Taforalt

Al este de Marruecos está la ciudad de Oudja que a su vez se sitúa a escasos 15 kilómetros de la frontera con Argelia  y a 60 km del Mar Mediterráneo. Desde Fes o Casablanca puedes llegar en autobús y desde allí programar algún viaje en tren por el oeste del país. En esta región se encuentra uno de los Patrimonio Mundiales de Marruecos: las Cuevas Taforalt.

Las Cuevas Taforalt o Grutas de las Palomas, como también se las conoce, son importantes porque aquí dentro se han encontrado numerosos esqueletos humanos, adornos y demás. Las cuevas tienen miles y miles de años y desde los primeros años del siglo XXI un grupo de arqueólogos de la Universidad de Oxford ha excavado el sitio revelando importantes hallazgos. Por ejemplo, adornos elaborados con conchas marinas.

A partir de este encuentro los arqueólogos suponen que la gente de entonces hacía el viaje hasta la costa, aunque le insumiera todo un día, especialmente para recoger estas conchas y las elegían con atención, según quisieran perforarlas o colorearlas.

Lo cierto es que este hallazgo es importante para comprender el comportamiento de los grupos humanos de la época. Demuestran un arte especial, pensado, simbólico, producto de una actividad cognitiva reveladora, y en estos momentos se debate la idea si este tipo de decoraciones era algo culturalmente extendido o es simple coincidencia que aquí y allá se hiciera lo mismo.

Lo importante es que hace 82 mil años al ser humano ya le gustaban los accesorios. El yacimiento prehistórico, del período paleolítico, tiene a estas alturas renombre internacional. Se trata de una amplia galería de unos 55 metros de profundidad y los restos se han encontrado y se siguen encontrando en las distintas capas del suelo. Un universo prehistórico que se despliega con cada movimiento de los arqueólogos.

Dentro del listado de la UNESCO se inscribió tentativamente en 1995. La mejor manera de llegar hasta aquí y visitar las cuevas es a pie, haciendo excursionismo por las Montañas Rif. La aldea de Taforalt es pequeña y desde aquí puedes llegar hasta aquí y explorar zonas poco conocidas de Marruecos. Por la zona está además la Grotte du Chameu, repleta de estalactitas.

Foto vía: Science Daily

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Patrimonio de la Humanidad en Marruecos, Pequeñas ciudades de Marruecos


Deja tu comentario