De cuando los vikingos llegaron a Marruecos

Vikingos

En la región Rif de Marruecos alguna vez existió una ciudad llamada Nekor. Se trató de una ciudad cuya fundación se remonta al año 710 d. y cuyo estatus capitalino se mantuvo hasta el final del reino en el 1019.

La fundó Salih I ibn Mansur al-Himyari, un inmigrante de Yemen que quería convertir las tribus locales bereberes al Islam y que después de insistir algo de éxito tuvo, a pesar de los grandes cambios que la nueva religión imponía. Su dinastía se llamó Banu Salih y fue la dominante en esta región durante más de tres siglos.

El reino medieval de Nekor comprendía la mayor parte de la zona montañosa del actual Marruecos, al norte del país. Una tierra que va desde el Cabo Spartel y Tánger en el oeste hasta Ras Kebdana y el río Melwiyya en el este, desde el Mediterráneo en el norte hacia el sur.

Estas montañas no forman parte de los Atlas sino del llamado Arco de Gibraltar y desde siempre han estado habitadas por tribus bereberes aunque en algún momento también pasaron por aquí los fenicios, los romanos, los vándalos y los bizantinos.

Después llegaría el turno de este expatriado yemenita que logró convertir a los bereberes al Islam. Pero como reza el título del post un buen día a la costa llegaron los bravos vikingos. En serio, este reino medieval de Nekor tuvo que enfrentar un ataque de los blondos guerreros en el año 859.

Sí, los vikingos llegaron hasta aquí a bordo de una flota de sesenta y dos barcos y se enfrentaron a las fuerzas marroquíes en Nekor misma en un intento de seguir con sus saqueos. Los rubios vencieron, hicieron de las suyas y se quedaron durante ocho días antes de regresar a España y seguir viaje por la costa este. Temidos en gran parte de Europa como vemos no les faltó incursionar también por aquí.

El caso es que la dinastía instalada por el fundador de la ciudad siguió gobernando un tiempo hasta que eventualmente llegó a su fin en el 1019 de la mano de Azdaji emir Ya’la ibn Futuh quien expulsó a lo que quedaba de la familia.

Imprimir

Categorias: Cultura en Marruecos, Historia de Marruecos


Deja tu comentario