Guía de museos de Marruecos

Museo Dar Jamai

Si vas a Marruecos, no te pierdas de conocer sus museos, reflejo fiel de la historia, los orígenes y las producciones artísticas o artesanales del país. Cada región se enorgullece de sus particularidades; las telas bordadas, la cerámica, las alhajas, las esculturas en madera y los objetos de cuero son exponentes de la belleza y perfección de sus artesanías. También hay numerosos museos dedicados al arte contemporáneo.

El denominador común de todos ellos es que se hallan instalados en lugares mágicos; no sólo admiraremos el contenido de los museos sino también la suntuosidad de los antiguos palacios y riads que los albergan. Las magníficas salas de exposición, ricamente decoradas, son a menudo en sí mismas verdaderas obras de arte. Aquí van unos cuantos nombres.

Marrakech: el museo de arte marroquí de Dar Si Saïd expone en su planta baja telas, objetos de cobre batido, armas y joyería berebere, que unen el pasado con el presente, ya que muchos de esos objetos aún se usan en las zonas de montaña. En el salón del primer piso se puede admirar su soberbia decoración en madera de cedro y sus elegantes muebles del mismo material, que reproducen fielmente el estilo hispano-morisco.

El resto de las salas exponen gran cantidad de alfombras; detengámonos un momento a observar las que provienen de la región del Sahara, que se caracterizan por el uso del cuero y de esteras sencillas de gran tamaño que evocan la árida belleza del semidesierto.  En el Palacio Mnebbi, en el corazón de la medina, magníficos ejemplares del Corán que reflejan la riqueza de la caligrafía árabe.

Tetuán: en la medina, se encuentran el Museo Arqueológico, cerca de la puerta Bab Tout, y el Museo de Arte Marroquí, al lado de Bab El Oqla. El primero expone hermosos mosaicos y numerosos objetos de la época romana, tomados en préstamo del sitio de Lixus. El segundo, etnológico, presenta trajes tradicionales e instrumentos de música regionales.

Meknes: encontramos el Museo Dar Jamai, declarado por la Unesco Herencia Mundial. No sólo las piezas exhibidas se consideran obras maestras, sino que el edificio mismo; de estilo árabe-andalusí, posee valor histórico y arquitectónico. Lo completa un frondoso jardín diseñado en estilo árabe, que cuenta con árboles frutales y hermosos cipreses.

Este palacio, que data de 1882, perteneció a la familia Jamai, y aún hoy ostenta un aire de lujo y refinamiento, símbolo de la riqueza y prosperidad de que gozaron sus antiguos propietarios. Sus salas de exhibición muestran toda clase de objetos de arte en hierro forjado, bronce, tallado en madera, cerámica, objetos de metal y de cuero. Tiene también una importante colección de joyas, trajes tradicionales y extraordinarias alfombras.

Otros museos están dedicados al arte contemporáneo, como el de Tánger, instalado en el antiguo consulado británico, y el Museo Nacional de Cerámica de Safi, instalado en una antigua ciudadela levantada por los portugueses.

Foto: Cokee Org

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Cultura en Marruecos


Deja tu comentario