La fiesta de la cereza en Sefrou

Sefrou

Sefrou es una pequeña localidad a sólo 38 km. al sureste de Fez. Está situada al pie de las montañas del Atlas Medio, escalonada entre los 800 y 900 m. sobre el nivel del mar, y dividida en dos partes por el río Aggai. Éste es un río estacional, con fuertes crecidas cada primavera; por ese motivo, la ciudad se ha levantado a unos diez metros de altura, lo que evita que durante las crecientes sea arrasada por el agua.

El río está atravesado por numerosos puentes, y el paisaje que rodea la ciudad es muy bello, con cascadas y arroyos que circulan en medio de abundante vegetación debido a las vertientes que brotan de la base de las mesetas.

La ciudad presenta un aspecto fresco y luminoso con sus casas de paredes encaladas, de arquitectura sencilla, pero muchas veces con terrazas, lo que no es habitual en Marruecos.

A su alrededor prosperan los cultivos de cereales y frutas, y especialmente las cerezas que se han hecho famosas y dan lugar a la celebración del vistoso Festival de la Cereza,  que se realiza todos los años en el mes de junio, en el tiempo de la cosecha. Se presentan cantos y bailes regionales de origen berebere, incluso el espectáculo folklórico ecuestre conocido como Fantasía, se organiza un desfile de carrozas y se elige a la Reina de la Cereza. A lo largo del año se celebran otros festivales, dedicados al profeta Daniel, a Sidi Lahcen Ben Ahmed, un santo del siglo XVII, y a Lalla Rekia y su fuente milagrosa que sana la locura.

Sefrou ofrece además el atractivo de sus excelentes artesanías, especialmente en artículos de tapicería y productos de madera de cedro. La Cooperativa Artesanal es conocida como uno de los mejores lugares para comprar objetos interesantes a muy buen precio.

Históricamente, Sefrou ya tenía importancia en el siglo XII, gracias a su situación entre Fez y el Tafilalt. Un siglo más tarde recibió a una fuerte comunidad judía, llegada, en parte, del sur de Argelia, que se arraigó en el país y permaneció en él durante varios siglos. Todavía en la década de 1950 los judíos formaban un tercio de la población; pero a partir de esos años la mayoría de ellos emigraron a Israel. Hoy esta comunidad se ha reduce a un puñado de habitantes que viven como una minoría en la mellah, o barrio judío.

Sefrou es una de esas localidades que muchas veces el turismo pasa de largo, atraído por otros lugares más renombrados o más promocionados. Sin embargo, vale la pena visitarla. Si viajas a Fez, nada mejor que dedicar un día a realizar una excursión a esta interesante y pintoresca aunque pequeña ciudad.

Foto: SambaSamba

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Cultura en Marruecos


Deja tu comentario