El tradicional festival ecuestre de Tissa

Festival del Caballo de Tissa

Tissa es una ciudad situada a unos cincuenta kilómetros de Fez, escondida entre las colinas sin árboles del paisaje marroquí; es una población pequeña y apacible, pero cada año, en el mes de octubre, pone un paréntesis a su calma habitual y se convierte en animado y bullicioso centro de atracción de un numeroso público tanto de visitantes como de gente del país.

Es cuando se celebra el Festival del Caballo, que es una de las ferias más importantes de Marruecos; una colorida fiesta que se remonta a la época medieval.

Este interesante festival se realiza en memoria de Sidi Mohammed Ben Lachen, un santo patrono del siglo XV. Es una fiesta que atrae a criadores y dueños de caballos que vienen a exponer sus magníficos ejemplares de las mejores razas, y a jinetes de todas partes del mundo deseosos de lucir sus habilidades.

Participan también de la celebración las personas que concurren con la intención de comprar un buen caballo, y se organizan distintas competencias en las que tanto jinetes como equinos muestran sus mejores cualidades: la velocidad y gracia de sus movimientos, su destreza y resistencia.

Cada disciplina se ejecuta con precisión, y su bravura y dinamismo provoca la admiración de la multitud que premia a los participantes con generosas ovaciones. Es claro que, como en toda competición, hay otros premios de mayor valor material para los ganadores, de modo que los criadores y propietarios de caballos se esfuerzan por presentarlos con las mejores chances. A veces, hasta con cierto sobreentrenamiento. Pero esto no llega a ensombrecer la celebración.

El Festival del Caballo de Tissa lleva aparejado un componente de orgullo nacional, pues es una fiesta cuyo origen se remonta a la ancestral tradición ecuestre de la región, y para estar a tono, todos visten para la ocasión las prendas típicas del país, como la chilaba y el largo y elegante vestido femenino bordado conocido como gandoura.

Se completa la fiesta con música, alegres danzas y cantos en un ambiente general de gran animación y colorido.

Si vas a Marruecos y estás cerca de Fez en octubre, no te pierdas esta magnífica fiesta. Y si eres aficionado o aficionada a la fotografía, prepara tu cámara: tendrás excelentes oportunidades de poner en juego tu talento fotográfico, volcando en las que serán tus mejores fotos la apostura de los jinetes, la recia figura de los caballos, el colorido de los trajes y el aire pintoresco del entorno marroquí.

Foto: Morocco Today

Imprimir

Categorias: Cultura en Marruecos


Deja tu comentario