Viajar por los alrededores de Meknes

Alrededores de Meknes

Los alrededores de la ciudad de Meknes tienen posiblemente los paisajes más espectaculares que puedes encontrar en esta parte de Marruecos, en especial porque están conformados por unas colinas de color verde que hace que muchos turistas lleguen allí durante las épocas de primavera para explorar todo el lugar en transporte público, en automóvil o simplemente en una bicicleta.

Cuando estés recorriendo esta área podrás ver uno de los lugares más fértiles de Marruecos, que hasta el día de hoy sigue siendo cultivada y que lo ha estado durante cientos de años. Tal vez después de los nativos, los franceses fueron los primeros que descubrieron las maravillas de este terreno y su fertilidad, tras de lo cual empezaron a cultivar allí varios viñedos.

Es por esto que en la actualidad, con la ayuda de una buena bicicleta, puedes ver cientos de estos viñedos que ya no son propiedad de los franceses, sino de marroquíes que son muy ricos e influyentes económicamente, quienes empezaron como humildes bereberes que se encargaban de hacer toda la parte de la agricultura de los terrenos y que ahora son los dueños de ellos.

Uno de los lugares que te recomiendo visitar es la pequeña población de Khemisset, que fue fundada por los franceses, quienes fueron los primeros que creyeron que las tribus bereberes deberían juntarse para que la armonía creciera entre ellos. Allí debes asistir al mercado o souk que se lleva a cabo todos los días jueves y que es famosa porque sus tapetes y alfombras de muy alta calidad que son hechas por los bereberes.

Después de visitar el mercado te puedes dar una vuelta por todo el pueblo que, aunque es muy pequeño en tamaño, tiene algunos hoteles muy agradables y varios restaurantes donde puedes dedicarte a probar las delicias de la gastronomía local. Allí puedes llegar en bicicleta o en automóvil, pasar una noche, y regresar al siguiente día a Meknes a seguir con tus vacaciones en esta ciudad.

Foto Vía: Lietmotiv

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Meknes


Deja tu comentario