Cultura viva, festivales y cuentahistorias

Musica en Eussaouira

La cultura de Marruecos es muy especial, sus festivales y manifestaciones culturales se realizan durante todo el año enviando al mundo una ola de energía creativa que difícilmente pueda comparase.

Hay festivales de música, cine, cultura popular, internacionales e interculturales frecuentemente entre Oriente y Occidente. En Tanger se celebra el festival del Jazz se llama Tanjazz y se puede disfrutar de todos los estilos y formas de expresión que movilizan a esta música. En todas las ciudades también hay conciertos y funciones de cine en los monumentos históricos al aire libre o bajo techo. En Agadir, especialmente en el municipio de Timitar o en Rabat el festival de Mawazine que comenzó en el año 2001 celebrando la música del mundo.

El cine tiene cita en Marrakech, con el Festival Internacional que encuentra a los mejores exponentes de este arte, frecuentemente llegan Alan Parker, Francis Ford Coppola y Jean-Jacques Annaud, entre otros.

En Essaouria el Festival de Gnaua y Músicas del Mundo es el sitio de encuentro de las mejores bandas de todos los estilos. En Fez, la ciudad espiritual hay un Festival de Música Sagrada abierto a todas las religiones.

En todos los festivales y en las plazas durante la caída del sol también encontrará a los personajes más interesantes de la cultura marroquí, los Contadores de Historias, personas que heredaron de sus padres relatos tan antiguos como el país y que los cuentan a viva voz o bajito en el centro de un círculo para el placer de turistas y nacionales que pasen cerca.

Los tipos de historias que cuentan son de lo más variados y ninguna tiene autor conocido, sino que pertenecen al pueblo, pueden plantear un problema ético o moral, pueden explicar el por qué de algún suceso natural o los horrores que aquejan al mundo pero también están hechos para divertir y alegrar;  pueden tener personajes grotescos o pintorescos, lugares imaginarios o reales, disparates o realidades.

Los Cuenta Historias más famosos están en la Plaza Yamaa el-Fna de Marrakech, son tan hábiles en su arte que al escucharlos uno se siente transportado y parte del relato contado, garantizado que no sabrá hace cuanto que está escuchando la historia y que al terminar quedará maravillado por el mundo nuevo que descubrió sin moverse del lugar.

No termine su estancia en Marruecos sin presenciar un festival y escuchar una historia, son parte fundamental de la historia y la cultura del país.

FOTO: Vía Flickr

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Cultura en Marruecos


Deja tu comentario