El arte del buen comer marroqui

Tajine de pollo

La cocina marroquí goza de una muy buena y merecida fama, no solamente por sus preparaciones y sabores, que llevan el sello de todas las culturas que la habitan, sino también por el arte de comer de los marroquíes, que disfrutan del momento y le hacen todos los honores.

Si bien en las ciudades se ha occidentalizado, en las casas de familia de Marruecos se sigue comiendo al estilo tradicional, todos sentados alrededor de una mesa baja, sirviéndose la comida de los platos utilizando tres dedos (el pulgar, el índice y el mayor).

El pan está siempre presente, redondo y plano, de trigo duro, cuyo aroma llena las calles de las medinas. Las entradas pueden ser verduras frescas, a modo de ensaladas, como zanahoria rallada a la naranja, berenjenas y calabacines aliñados, alcachofas, tomates, habas frescas, pepinos y lentejas, dispuestos en pequeños recipientes, o sopa de verduras cortadas en dados, trigo machacado, sémola y anís.

Al finalizar el ayuno de Ramadán en Marruecos se sirve la harira, una sopa espesa y muy nutritiva que es casi una comida completa. Otra entrada son los briuates, pequeños rollitos hojaldrados, fritos, rellenos de carne picada, y algo que no se debe dejar de probar, la pastilla: un hojaldre relleno de almedras, cebolla, perejil y huevo, con carne de ave, aunque también se los encuentra de pescado, menos tradicionales.

El plato principal es nuestro amigo el cuscús, protagonista indiscutido en la mesa del Magreb, con sémola de trigo, cebada o maíz, carnes y verduras todo cocido al vapor. El tajine es el plato más popular después del cuscús; es un estofado de carne que se cocina lentamente, en un plato de barro cubierto de aceite, especias, verduras, frutas y frutos secos. Hay variedad de tajine; los de mayor influencia árabe llevan salsa de azafrán o especias rojas, mientras que los de influencia andaluza se cocinan sobre las brasas; el  de pollo es acompañado con aceitunas y limón en su forma más tradicional.

Otros platos son el kefta, albondiguitas de carne fritas que se sirven en un pincho, o el kebab, trozos de carne asada a la leña y aderezados con salsa picante. El meshui, de origen turco, consiste en carne de oveja cocida a la olla con cebollas, clavo de olor, azafrán, perejil, sal y pimienta, aunque también puede llevar comino, cilantro y otras hierbas; en algunas regiones se utiliza carne de cabra o pollo. También de oveja es el abat, con mucha salsa.  Pescados y mariscos se consumen en la costa atlántica, asados o a la plancha.

Dejaremos los postres y dulces, otros grandes protagonistas de la cocina marroquí, para la hora del té a la menta…

Disfruta de más platos típicos en Gastronomía de Marruecos.

Foto: vía Flickr

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomia marroqui


Comentarios (1)

  1. SALH dice:

    MMMMMMM VIVE LES AMAZIGHT ESTO SE LLAMA TAGINE BERBER

Deja tu comentario