Casablanca, cinematografica y refinada

Casablanca sus tribunales

Casablanca se encuentra en el norte de África, a 80 kilómetros al sur de Rabat. Es la ciudad más populosa de Marruecos(). Posee el puerto pesquero y comercial más grande del Reino y el puerto artificial más grande del mundo, llamado Moulay Youssef.

Casablanca Se hizo mundialmente conocida por ser el escenario de la historia narrada en la famosa película, ganadora de varios premios, protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, llamada igual que la ciudad. El mejor lugar para revivirla es el “Café de Rick”, fundado en honor a la película.

Pero la ciudad es un espectáculo digno de conocer y disfrutar, con su cuidado centro urbano al estilo arquitectónico de los años 30; los barrios, que en su origen estaban alejados, luego se unen y organizan en torno a la Plaza de Francia, actual plaza de las Naciones Unidas y de Mohammed V, con amplias avenidas que convergen en el núcleo de la ciudad; columnas, balcones tallados, columnatas y unas torres gemelas de 115 metros de altura diseñadas por el arquitecto catalán Ricardo Boffil.

Como no puede faltar la Medina o parte vieja de la ciudad, está rodeada de murallas. Mágica y misteriosa nos remonta a tiempos antiguos. Ahí se pueden visitar las puertas Bab Jédid, y Bab Marrakech, el santuario de Sidi Kairouani y las mezquitas Ould el Hamra y la de Dar El Makhzen.

La visita a la parte nueva es mejor comenzarla en la hermosa fuente central de la plaza de Mohammed V, rodeada de obras de la arquitectura colonial francesa y mudéjar  En el barrio de los Habous, por su parte, las construcciones son modernas pero al estilo tradicional.

La construcción más emblemática es la Mezquita de Hassan II, edificada sobre el mar en pilares y con el minarete de 200 metros, que es el más alto del mundo, y tiene en la cima, un rayo láser que indica la dirección a La Meca. El techo de cedro pintado, sostenido por 76 pilares, se abre para reflejar el cielo en el agua del estanque central.

Para disfrutar agradables caminatas, se puede visitar el Parque de las Naciones Unidas, un remanso de paz y armonía en medio de la ciudad; pasear por La Corniche y sus playas, con activa vida nocturna.  En el paseo marítimo se pueden realizar deportes náuticos y saborear la gastronomía local en puestos callejeros o lujosos restaurantes.  No se olvide de probar algún masaje hammam, de talasoterapia o balneoterapia, refinados tratamientos basados en recetas ancestrales.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Casablanca


Deja tu comentario